PCM declara Estado de Emergencia en distritos cercanos a mina de cobre Las Bambas

Según la norma de la PCM, la Policía Nacional del Perú mantendrá el control del orden interno con el apoyo de las Fuerzas Armadas.

El Estado de Emergencia establecido por la PCM comprende a los distritos de Chalhuahuanco, Haquira y Mara en la provincia de Cotabambas, lugar donde se ubica Las Bambas.
El Estado de Emergencia establecido por la PCM comprende a los distritos de Chalhuahuanco, Haquira y Mara en la provincia de Cotabambas, lugar donde se ubica Las Bambas.

La Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) publicó hoy un decreto supremo en el que declara por el Estado de Emergencia por 30 días en los distritos de Chalhuahuanco, Haquira y Mara en la provincia de Cotabambas, donde se ubica la mina Las Bambas del departamento de Apurímac.

Según la norma de la PCM, la Policía Nacional del Perú mantendrá el control del orden interno con el apoyo de las Fuerzas Armadas.

Durante el Estado de Emergencia quedarán suspendidos los derechos constitucionales relativos a la libertad y seguridad personales, la inviolabilidad de domicilio y la libertad de reunión y de tránsito en el territorio involucrado.

La intervención de la Policía Nacional del Perú y de las Fuerzas Armadas se efectuará conforme a lo dispuesto en el Decreto Legislativo N° 1186 (Decreto Legislativo que regula el uso de la fuerza por parte de la PNP), y en el Decreto Legislativo N° 1095 (Decreto Legislativo que establece reglas de empleo y uso de la fuerza por parte de las Fuerzas Armadas).

RELACIONADAS

ÚLTIMA HORA ver todas

BLOGS ver todos

Síntesis legislativaJosé Ignacio Beteta Bazán

¿La crisis actual es culpa del Congreso?

Te lo cuento fácilAlumnos de la Universidad del Pacífico

El sistema privado de pensiones en peligro

Evidencia para la gestiónVidenza Consultores

La historia clínica electrónica: la gran ol...

Menos face más bookRafael Zavala Batlle

Encuentra tu propósito

El Vino de la Semana

Diego Cabrera y el Pisco

WALL STREET VER TODOS

Será noticia

JOSÉ ANTONIO MONTENEGRO