Editorial: Gracias al mar

Editorial de Gestión. “El empleo refleja la preocupante situación de las actividades no primarias, pues el empleo adecuado continúa sin levantar cabeza”

PBI. Los sectores primarios continúan apuntalando las cifras del PBI, las que de otra manera serían más mediocres de lo que han sido desde el 2015. En marzo de ese año, la minería metálica inició una tendencia de expansión impresionante que duró hasta enero de este año. En los tres meses que siguieron, los efectos de El Niño costero hubiesen sido peores sin la pesca, que ha tomado la posta dejada por la extracción de metales.

Este cambio de liderazgo se hizo evidente en mayo. Según el INEI, el PBI de ese mes creció 3.39%, impulsado por el notable comportamiento de la pesca, que casi triplicó su producción –gracias al incremento en 19 veces del desembarque de anchoveta–. Ese enorme salto impactó en la industria de elaboración y conservación de especies marinas (que se multiplicó en 9.7 veces), un rubro que forma parte del subsector fabril primario.

Tales números no son el resultado de una política económica eficaz, sino que son obra de la madre naturaleza –en el caso de la anchoveta, el Gobierno se limita a dictar los periodos de veda–. Sin la pesca, en mayo el crecimiento solo habría sido de 1%.

La ausencia de medidas reactivadoras se observa en los sectores que vienen mal desde hace meses: construcción (en recesión), comercio y servicios financieros (en desaceleración) y agricultura y manufactura no primaria, que en mayo volvieron a contraerse.

El buen momento de la pesca y la mejora de la cotización de los metales se ha traducido en un salto de las exportaciones tradicionales, que entre enero y mayo crecieron 32.4%, mientras que las no tradicionales lo hicieron en 7.3%, también por efecto de la recuperación pesquera. Teniendo en cuenta que tal repunte comenzó en julio del año pasado, a partir de este mes ya no se reportarían incrementos tan espectaculares.

El empleo refleja la preocupante situación de las actividades no primarias, pues el empleo adecuado continúa sin levantar cabeza. Si las contrataciones de la manufactura aumentaron en la costa, ello se debe a que las procesadoras de harina de pescado se ubican en el litoral, pero se trata de puestos de trabajo que en su mayoría son temporales (y no muy calificados).

¿Qué esperar para el resto del año? El Gobierno no se cansa de reiterar que la reconstrucción se iniciará el próximo mes, así que falta poco para saber si la prometida política fiscal expansiva y la flexibilizada política monetaria harán lo que hasta ahora solo ha podido hacer la naturaleza: sostener la economía.

ÚLTIMA HORA ver todas

BLOGS ver todos

Zona de IntercambioJulio Guadalupe

Hagamos victoria nuestra gratitud

Desafíos para el progresoBanco Interamericano de Desarrollo

Para construir el futuro hay que invertir en ...

Palabra de GestiónJulio Lira Segura

El momento de las AFP

I + D: Innovación + DisrupciónDaniel Falcón

NED 2017: 7 ideas para aplicar sobre transfor...

El cine es un espejoRaúl Ortiz Mory

The Handmaiden (La doncella)

WALL STREET VER TODOS

Será noticia

JOSÉ ANTONIO MONTENEGRO